Para que se superen daños en redes eléctricas “hay que esperar la buena de Dios” afirman tenderos